Opinión

Las pensiones

 

Mucho me temo (es una forma de hablar), que este sábado las calles de numerosas ciudades españolas van a acoger manifestaciones multitudinarias de jubilados y personas de todas las edades en defensa de la dignidad de las pensiones.

 

Los ideólogos del liberalismo que han diseñado el fin del estado de bienestar, y especialmente los políticos que han abrazo con fe de conversos sus postulados y los llevan a cabo con una tozudez extrema, van a encontrar una respuesta ciudadana de una intensidad que, hasta ahora, no han tenido cuando han iniciado el acoso y derribo de la educación, la sanidad pública u otros recursos públicos.

Ver a personas mayores manifestándose en la calle por cientos de miles no es algo que hubiéramos visto antes. Estamos acostumbrados a que “esas cosas” las hace gente más joven, pero no los “viejos”. Sin embargo, parece que ese paradigma ha comenzado a cambiar.

No es de recibo que cuando el estado ha rescatado con miles de millones recaudados con los impuestos de los ciudadanos a la banca y, además, ha permitido que aquellos que la han arruinado en vez de ir a la cárcel se jubilen con indemnizaciones millonarias, o que se desahucie a miles de familias por esos mismos bancos, o que haya que rescatar a las empresas concesionarias de autopistas, o se malverse el dinero en obras faraónicas, o el número de cargos políticos sea muy superior a los países de nuestro entorno y gocen de privilegios que el resto de ciudadanos carece, no es de recibo decía que se plantee la viabilidad de las pensiones.

No hay que olvidar que a los pensionistas nadie les ha regalado la pensión, que se la han ganado trabajando durante toda su vida y cotizando a la bolsa común. Por tanto, sobran las advertencias relativas al futuro de las pensiones y especialmente sobran las palabras hirientes y faltas de respeto de altos cargos de la administración (por ejemplo, el gobernador del Banco de España) a los que nunca van a desahuciar y que tienen asegurado su futuro con fondos públicos.

El Estado tiene el deber de garantizar las pensiones y quienes administran los recursos del Estado deberían tener muy claro que desestabilizar aún más las pensiones, significa entre otras cosas que el propio Estado es prescindible.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba