LocalOpiniónPortada

Solo los valientes piden perdón

 

Debe de ser maravilloso ir por la vida sin cometer un solo error, sin asumir ninguna responsabilidad, porque ésta es de otros. Debe de ser extraordinario llevar décadas en cargos de responsabilidad en el Ayuntamiento de Salamanca y las actuaciones que ha firmado, supervisado, refrendado o aprobado siempre son perfectas. Sin una tacha. Sin un borrón. Inmaculadas.

 

Debe de ser glorioso siendo un hombre de peso en la Casa de los salmantinos saber que las decisiones que ha rubricado son lo mejor para la ciudadanía. Por eso, en décadas en la retaguardia, parapetado por el ansia de foto de los primeros de la clase, Fernando Rodríguez no ha tenido que pedir perdón ni una sola vez, ni siquiera cuando confesó haber hecho anotaciones en B en una campaña electoral. No entonó el: «Lo siento mucho, no volverá a ocurrir, pido perdón«, que dijo en su momento el Rey Juan Carlos.

Lógico que Fernando Rodríguez, portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca, no haya pedido perdón, para eso hay que ser valiente.

Hace tiempo que Rodriguez se conoce a ojos cerrados los conductos laberínticos del Ayuntamiento de Salamanca, quizá si saliera de la sima donde habita, si abriera las ventanas, si respirara Salamanca, su insolencia hubiera sido menor y la vergüenza le hubiera impedido mencionar a Jesús Málaga, el que ha sido el mejor alcalde de la Democracia, un hombre justo, honrado y valiente, calificativos que es improbable que vayan unidos al del portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca, Fernando Rodríguez.

Jesús Málaga está enamorado de Salamanca, la vive, la disfruta, la añora, la venera y la sufre cuando ve las dejaciones de funciones que década tras década de Gobierno del PP convierten a Salamanca en una ciudad de momentos, no monumental, como debía de ser, solo tenían que haber seguido las consignas marcadas por Málaga, haber sido un poco inteligentes y haberse aprovechado de su sabiduría.

Imposible que Jesús Málaga hubiera dado la imagen tan lamentable de Salamanca que han proyectado ustedes durante esta semana. Ni está, ni se espera que ustedes asuman una mínima responsabilidad, porque eso es de valiente.


Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. Pues como todos los humanos el Sr Málaga se equivocaría, pero nadie puede dudar de su compromiso por la ciudad. El tiempo pone a cada uno en su sitio, y es una lástima ver en qué se ha convertido Salamanca…
    No hay gente joven y la franja de edad entre los 25 y los 50 es prácticamente inexistente,… Así muy mal vamos.

  2. Este personaje tiene que desaparecer de Salamanca,lo dicen sus propios compañeros.Claro que algunos se tienen que callar por lo que tapa en el Ayuntamiento.
    Salamanca, Salamanca ………..qué pena de ciudad.

Deja un comentario

Botón volver arriba