Local

La Noria de Sangre, un atractivo más de Salamanca

Ubicada junto al río Tormes en Huerta Otea, se trata del único vestigio de la época en la que los ríos fueron centros económicos polivalentes

 

La Noria de Sangre se encontró intacta en el año 2013 durante un proceso de demolición de las construcciones situadas en suelo municipal, fue inventariada y protegida al reconocerse el alcance de sus valores culturales, pues es uno de los hallazgos más relevantes del patrimonio etnográfico salmantino por estar intacta, sin haber sufrido ninguna intervención anterior que haya podido menoscabar sus valores de autenticidad, de manera que se trata del único vestigio de la época en la que los ríos fueron centros económicos polivalentes de primer orden que acogían no solo industrias de transformación (textiles, batanes), sino también domésticas (lavado de ropa) o primarias como la agricultura (norias) o la pesca.

Uno de los elementos que pueden encontrarse en las márgenes del río son las ‘norias de tiro’ o ‘norias de sangre’, parte del conjunto de construcciones hidráulicas tradicionales que empleaban sistemas de tracción animal y se destinaban a la extracción de agua de la capa freática para el regadío de las huertas próximas. Eran muy abundantes en los alrededores de la ciudad y originalmente estaban dotadas de maquinaria de madera que, avanzado el siglo XX, fue sustituida por motores de bombeo.

Ahora, El Ayuntamiento de Salamanca inicia el proceso de licitación de las obras para la consolidación y puesta en valor de la Noria de Sangre ubicada en la margen derecha del río Tormes, en Huerta Otea, con un presupuesto base de 61.263,89 euros y un plazo de ejecución de 14 semanas, proyecto que ya cuenta con la autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero.

En concreto, se procederá al desbroce y limpieza del entorno cercano a la construcción y la limpieza del interior de la noria, con la correspondiente retirada de elementos inadecuados y la demolición de las construcciones en ruina adyacentes. También se limpiarán los muros de mampostería, con la reposición puntual de mampuestos y ripios, y se instalarán señales informativas, una puerta de acceso y una barandilla para facilitar la visita al pozo y la acequia de la Noria de Sangre.

Esta actuación, además de estar vinculada con el proyecto de recuperación de la Fábrica de la Luz, la pesquera de Tejares y la pasarela peatonal de la zona, se enmarca en el desarrollo del proyecto de corredores verdes en ambas márgenes del río Tormes.

La Noria de Sangre se suma a otros hallazgos que se han encontrado en Salamanca en los últimos años, como puede ser el Pozo de Nieve. 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba