Deportes

El análisis de la jornada: el fútbol, ese estado de ánimo

Eufórico, con mucha chispa y desorientado; así están Salamanca, Unionistas y Guijuelo tras la jornada 2

Resulta prácticamente imposible entender un deporte como el fútbol, que se ha convertido, tal y como reflexionó una y otra vez Jorge Valdano, en un estado de ánimo.

Y, en la actualidad, este factor es muy diferente en los tres equipos de la provincia que militan en Segunda B, y que han cerrado la jornada 2 con suerte desigual, ésa que si no la buscas jamás podrás llegar a encontrar. Victoria, empate y derrota para Salamanca, Unionistas y Guijuelo, pero con sensaciones mucho más diferentes de lo que pueda parecer a priori.

El ‘Puma’ le da energía al Salamanca CF UDS

Salamanca CF

No dejó malas sensaciones el Salamanca en su estreno liguero en Riazor ante el ‘todopoderoso’ Deportivo de Fernando Vázquez, pero sí cometió errores que le costaron el partido. Había ganas de resarcirse y de sumar tres puntos en el debut en El Helmántico ante 2.500 afortunados por poder ver a su equipo en directo.

Sergio Egea se olvidó del 3-5-2 (o 5-3-2) para recuperar la línea de cuatro atrás (Nacho, Candelas, Delorenzi y Kristian), para formar con un 4-2-3-1 que en ocasiones podía coger alguna otra variante en función del momento del partido, con el debut como titular del ‘Puma’ Chávez en punta.

Energía, vitalidad, presión y… gol fueron los detalles que puso encima de la mesa el mexicano, quien dio alas a una afición ávida de fútbol y victorias. Lo que en pretemporada eran malas sensaciones y caras largas tras perder ante el Deportivo, hoy son de una sonrisa por haber sumado un triunfo (2-0 ante el Coruxo) que cambia el estado de ánimo antes del derbi ante el Guijuelo. Ese derbi en el que la temporada pasada Uxío da Pena volvió a despertar viejos fantasmas con su rotura del cruzado; hoy, la vida le da una nueva oportunidad de volver al sitio en el que, quizá, todo empezó de nuevo. Cosas bonitas que también deja el fútbol…

Unionistas, con chispa y buen juego

Unionistas

El caso de Unionistas es el mejor ejemplo para definir lo que es un estado de ánimo; después de un verano muy, muy ‘movido’ por las salidas de ciertos jugadores y el adiós inesperado de un emblema como Piojo, muy pocos pensaban que el equipo iba a tener este inicio después de 7 meses sin competir.

Pues bien, este deporte vuelve a demostrar que miente, engaña y esconde lo malo para sacar a relucir lo mejor cuando hace falta; y Unionistas lo está demostrando donde realmente hay que hacerlo: en el verde. Lo de fuera nada tiene que ver con lo que ocurre cuando un jugador se pone el uniforme del equipo salmantino, cuando juega al fútbol, cuando se divierte con lo que más le gusta hacer. Y tener chispa, ese ‘no sé qué’… que se tiene o no se tiene, y que es bueno conservar siempre.

Quizá sea ésa la clave de Unionistas, que se lo pasa como un niños con botas nuevas y ni los kilómetros, ni los viajes, ni lo extradeportivo hacen que el foco se desvía de salir a ganar cada partido. Basta con ver a un Pepe Carmona, denostado y despreciado por el CD Guijuelo, saliéndose en este inicio de temporada con Unionistas; se la está sirviendo bien fría.

Hernán Pérez, sin Viana y Javi Navas, puso un once muy reconocible sobre el terreno de juego, sobre el que va a ir introduciendo modificaciones en función de las lesiones o del rival, pero que no va a variar mucho, y más si continua funcionando. Punto muy meritorio ante el Pontevedra.

Pero, igual que hay que mantenerse en ese estado, también hay que saber que las piernas no siempre corren lo mismo ni la cabeza piensa del mismo modo cada día; gestionar eso será clave en un equipo que está sorprendiendo para bien dentro del terreno de juego.

El CD Guijuelo busca encontrarse a sí mismo, necesita tiempo

Guijuelo

La cara más negativa de la jornada 2, igual que lo fue en la primera, es el CD Guijuelo; y sí, me cuesta y duele (mucho más de lo que algunos recién llegados creen) ver así a un equipo que siempre se ha caracterizado por su fortaleza, su intensidad y su aprecio por el balón, especialmente en la última década.

Y eso pretenden los hermanos Montes con este equipo; ya lo avisó hace escasas fechas a este diario Jacobo Montes; en el fútbol, lo que nos falta a los entrenadores es tiempo. Y quizá no haya una verdad más grande que ésa. Incluso los periodistas somos demasiado críticos, estamos en la jornada 2, pero quizá debamos serlo porque los errores del pasado pueden condenar el presente de un equipo que es mucho mejor de lo que ha demostrado, pero mucho menor. Una derrota en Zamora y con un hombre más ha escocido, y mucho…

Es más, sin temor al error, tiene que estar por encima de Salamanca y Unionistas al final de las primeras 18 jornadas; ésa es la teoría, pero la práctica la dicta el ‘verde’ y el paso del tiempo, demasiado cruel. Un tiempo que pasa para todos, sí, y que pone a cada uno en su sitio. Quizá algunos (o muchos) se tiren de los pelos por ver a Pepe Carmona dar recitales con Unionistas o a uno de los mejores centrales de la categoría, Jesús Muñoz, dando lecciones con el Melilla; entre otras cuestiones.

Recuerdo no hace mucho tiempo que fui uno de los más críticos con el capitán del Guijuelo, Jonathan Martín, única y exclusivamente por su rendimiento, lo que me generó grandes problemas; pero ahora, viendo sus actuaciones y su rendimiento, centrar sus críticas en él y aprovechar sus 39 años para hacer sangre es tan injusto como irreal; no es el caso, no es el momento, ya que las decisiones deben tener otro foco y ver que igual, sin su presencia en el campo, el escarnio podría haber sido aún mayor.

Igual que digo esto, Jacobo Montes ha demostrado ser (al menos por mi experiencia) un tipo normal, buena persona y es buen entrenador, igual que su hermano Marcos. Una victoria lo arregla todo y qué mejor partido que en el derbi contra el Salamanca para sumar tres y olvidar viejos fantasmas; hay muchos mimbres para ello. Abraham Pozo, espectáculo de jugador, Antonio Pino, Lolo Plá, Jonathan, Dan Ojog o Cristóbal para dar un golpe en la mesa y demostrar el verdadero nivel del equipo.

PD: Tiene 37 años y sigue siendo fundamental para el Guijuelo en ambos lados del campo; puede estar más o menos acertado, pero merece la pena ver un partido de Carlos Rubén. Y no es pasión, es una realidad…


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba