fbpx
Opinión

Resultados de la EBAU 2022, más de lo mismo

Reivindicaba el pasado 10 de junio en esta columna, como vengo haciendo por estas fechas cada año desde hace mucho tiempo, la necesidad de una Ebau única a nivel de toda España, para garantizar la igualdad de todos los alumnos y evitar las discriminaciones que vienen sufriendo los alumnos de Castilla y León.

Un año más se han cumplido los malos presagios y el porcentaje de alumnos castellano-leoneses que han conseguido la nota suficiente para entrar en Medicina en la USAL es muy reducido: el 7,56%, mientras que alumnos de otras comunidades llegan a alcanzar el 35,8% de la matrícula, curiosamente alumnos de comunidades que tienen puntuaciones muy inferiores en la valoración de PISA. Es fácil deducir que para los alumnos de esas comunidades el nivel de exigencia en la Ebau es muy inferior al que se exige aquí a nuestros alumnos puesto que con menor formación obtienen mejores calificaciones.

Esta reivindicación es un clamor de padres, alumnos y algunos profesores (entre los que me encuentro) en Castilla y León y también fue asumida por el profesor Ricardo Rivero, rector de la USAL, y algún tiempo más tarde por el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León. Todos los intentos para conseguir una Ebau más justa han sido inútiles hasta la fecha. La Ebau estatal ni está ni se la espera.

El Ministerio de Educación ha presentado una propuesta de trabajo a las comunidades autónomas y otras instituciones implicadas como la Conferencia de Rectores. Los cambios que el ministerio planea introducir en la selectividad en los próximos años son cuantitativos (menos exámenes) y cualitativos (una prueba de madurez). A pesar de que se propone una modificación en profundidad de la prueba no se contempla una Ebau unificada ni una prueba única estatal.

Dado que la reivindicación de una Ebau única no parece posible de lograr, creo que las universidades castellano-leonesas y los profesores responsables de poner y evaluar el examen deberían modificar sus exigencias para que los alumnos de esta comunidad, y de esta ciudad, no sigan siendo discriminados. Siempre que se plantea este problema surgen voces de profesores esencialistas que desde una supuesta asepsia intelectual plantean que no se trata de que la Ebau en Castilla y León mejore sus puntuaciones, sino que otras comunidades aumenten su nivel de exigencia.

Yo, como profesor universitario, pienso en cambio que, dada la imposibilidad de cambiar la Ebau, ha llegado el momento de ser más realistas y adoptar criterios de evaluación similares a los que se adoptan en otras comunidades para que los alumnos castellano-leoneses no sigan siendo los damnificados. Ya he señalado anteriormente que soy perfectamente consciente de que muchos profesores este planteamiento lo considerarán inadecuado, pero considero que lo importante es que nuestros alumnos aprendan el máximo posible, pero que tengan las mismas oportunidades que los alumnos de otras comunidades para acceder a las carreras que deseen estudiar, y eso se determina por las calificaciones, que no siempre se ajustan a los conocimientos (depende de cómo te evalúen).

Aun a riesgo de ser reiterativo termino esta columna como terminaba la del pasado 10 de junio “Ebau única si, como reivindicación básica e irrenunciable, pero mientras pedimos la utopía habrá que ser realistas, y quizás haya que planificar medidas que eviten la discriminación negativa que sufren cada año miles de alumnos, y esas medidas dependen de un cambio en la forma de abordar la Ebau de la Junta de Castilla y León, de las universidades de Castilla y León y de los profesores de Castilla y León».

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Completamente de acuerdo, pero en esta tierra seguimos siendo quijotes y aún sabiendo que se perjudica a los alumnos de nuestra Comunidad, no se toman medidas que corrijan esa injusticia.
    No aprenden, si se pide una EBAU unica y se percibe que no hay intención de que sea así, marquemos nosotros el camino. YA!

  2. Aportas unos datos a los que les falta mucho desglose. Sabrás que la principal fuente de diferencias en las calificaciones finales de los alumnos, si has tenido la más mínima preocupación por informarte, proviene de las notas obtenidas a lo largo de los dos cursos de Bachillerato, y no de las notas de la EBAU.
    Por otro lado, también me gustaría que se hablara de la diferencia de calidad de los profesores. Si tienes la desgracia de que te toca un profesor sin ninguna calidad pedagógica, y hay muchos centenares de esos en Castilla y León, partes con una desventaja sustancial respecto a otros alumnos, y si encima el profesor es funcionario, pues no hay manera de deshacerse de él o ella. Quizás, como profesor, podrías traer a colación que aumenten el número y la eficacia de las inspecciones a profesores, y que la Administración pueda prescindir fácilmente de estos profesores que ponen al alumno en desventaja en la EBAU.

Deja una respuesta

Botón volver arriba